Casa Safareig. Vivienda Unifamiliar Aislada. La Pobla de Vallbona. Valencia
Imagen memoria


arquitectos:      CARLOS SOLER MONRABAL
LUISA FERNÁNDEZ
aparejador:      DOMINGO VALADEZ SAUCEDO
cliente:      ALBERTO CIENFUEGOS
MONTIEL TRAMOYERES
emplazamiento:      LA POBLA DE VALLBONA.
VALENCIA. ESPAÑA
fecha finalización:      Mayo 2005




Se recibe el encargo de proyectar una vivienda unifamiliar en suelo rústico con todos los permisos y una exigencia: que el programa de necesidades se desarrolle en planta baja.


La vivienda por lo tanto se levanta una única altura de la cota +0.00 y sólo asoma entre las copas redondeadas de los naranjos el cuerpo de mirador.


Proyectamos la vivienda como un espacio cerrado; en él se abren patios privados que se intercomunican entre sí y con el patio-jardín mediante visuales y porches cubiertos. Se busca una pieza cerrada al naranjal por razones obvias pero volcada a los espacios exteriores privados.


El acceso a la parcela se realiza desde el camino municipal. Se proyecta un paso de 3,00m –lo justo para el paso de un vehículo- de tierra morterenca y gravilla que no destaque ni por su materialización ni su ubicación. Por está razón el camino no conduce frontalmente al acceso principal de la vivienda, se huye de ofrecer una imagen frontal de la vivienda por razones de seguridad y de mantenimiento de la ambientación agrícola: el camino conduce tangencialmente al muro en el que se abren los accesos rodado y peatonal, desde el camino municipal no se ve nada más que el Miramar y , si acaso, la coronación de los muros blancos.


Se juega con la imagen exterior de una alquería de huerta valenciana, un típico ‘hort’ de paredes blancas escondido entre los naranjos, evitando mimetismos.


Desde el camino tangencial se llega al muro de entrada: el perímetro exterior de la vivienda no ofrece ningún hueco al naranjal, la casa se encierra en sí misma y sólo se abre al patio-jardín.


El acceso peatonal comunica directamente al patio de entrada. Bajo un vuelo de hormigón se puede entrar en la vivienda, directamente por el salón, o atravesar el patio y acceder al pabellón-estudio, subir al mirador o dirigirse al patio-jardín posterior a través del porche. Se diversifican las opciones porque la vivienda se proyecta como un espacio al que se acude puntualmente a cubrir necesidades mientras que el espacio exterior cubierto o al ‘ras’ es la estancia principal de vida y relación. Por eso desde casi todas las habitaciones se tiene un acceso directo a los patios y al ‘jardín’: se puede asegurar que el pasillo interior sólo se empleará en invierno.


La organización de la vivienda se rige por el deseo de INTERRELACIÓN EXTERIOR-INTERIOR y por la mejor ORIENTACIÓN: en líneas generales las estancias de vida se orientan a Sur, buscando el mayor soleamiento, mientras que los espacios sirvientes giran en torno a los patios cerrados y sus espacios servidos.


Si entramos en la vivienda lo hacemos directamente a la sala de estar, si queremos ir a otras estancias más privadamente lo podemos hacer por el exterior. Se considera el salón como el ‘estar cerrado’ y el jardín y patios el ‘estar abierto’, por ello se busca la comunicación más directa entre ambos: el salón tiene acceso directo desde el patio de entrada, desde el porche al pabellón-estudio y desde el patio abierto en el voladizo de la fachada sur.
La orientación del salón es Sur pero el deseo de relación con el espacio exterior privado obliga al empleo de una superficie de vidrio considerable. Para evitar efectos indeseables en verano y primavera se plantea un voladizo de 1,50m que minimiza el soleamiento excesivo. En invierno los rayos solares son más tangentes y la visera podría demostrarse poco efectiva pero precisamente en esos momentos precisaremos una mayor radiación para asegurar el confort interior.
Por otra parte este voladizo de hormigón visto cose el cuerpo acristalado del salón con el bloque de habitaciones.
La altura libre en el salón es de 2,75m.


Del salón parte el corredor que , en paralelo a la fachada sur, comunica con los dos bloques: de dormitorios a mano derecha y de servicios a mano izquierda. Para pautar la secuencia y caracterizar la ubicación de la cocina se abre un hueco en el vuelo de la fachada sur, a modo de patio, enfrentado con ella.
La cocina se proyecta como un brazo abierto al corredor que continua visualmente hasta el jardín a través del patio abierto mencionado.
Tanto la cocina, como la galería, el baño y el garaje gravitan en torno al patio sucio de la fachada norte. La cocina ventila a través de él y puede asimismo tener control visual del acceso peatonal a través de una ventana corrida sobre la encimera y a cubierto por el porche de entrada.
Este patio sucio tiene especial importancia en el funcionamiento de la vivienda pues aloja bajo su solera el aljibe de recogida de agua de lluvia y en el muro de separación con el garaje, junto a la puerta, acoge una armariada con el grupo de hidropresión y mandos de bombas de cloración.
Los espacios sirvientes y el corredor a partir de la cocina tienen una altura libre de +2.40m. Esto viene dado por la modulación de la fachada de bloques de hormigón 19.19.39 con junta de mortero de 1cm. Este descuelgue del falso techo permite el paso de bajantes de pluviales, instalación de aire acondicionado, de fontanería y eléctrica.


Desde el garaje se puede emplear indistintamente el paso interior o el exterior a través del patio sucio.


A mano derecha el corredor da acceso a las habitaciones, todas con altura libre +2.75m, y al fondo desemboca en la habitación principal. De esta forma el corredor se plantea con dos cabezas: el cuerpo del salón y la habitación principal. Para que se lea esa continuidad se proyecta un juego de puertas correderas en el núcleo baño-vestidor que permita la apertura total de la habitación –no una puerta al fondo del pasillo-.


El núcleo vestidor-baño se plantea como un conjunto con acceso desde la habitación y con visuales hacia el jardín.


En el acceso nos habíamos quedado en el pabellón de estudio y trabajo. Se proyecta como pieza independiente ‘cosida’ al bloque de la vivienda mediante el cuerpo de porche y voladizo en hormigón armado visto.
Este pabellón enfrenta a un retranqueo del espacio exterior privado, al que da el porche del salón, y a la piscina.


El mirador en la planta cubierta es un ‘palio’ cubierto sin compartimentación vertical. Tan sólo se limita con la línea de celosía y una barandilla baja que acota la zona de solarium. La escalera a través de la cual se asciende a este espacio se proyecta másicamente como parte del volumen definido por los muros blancos de la vivienda.


La cubierta plana garantiza el mínimo impacto visual de la vivienda en el sitio.


Toda la vivienda se elevará en torno a los 30-40cm a partir de la cota +0.00 del terreno para evitar los problemas que pudieran surgir por el riego de los campos y así garantizar un buen aislamiento térmico y frente a humedades. Se prevé en los próximos años la instalación de riego por goteo por insuficiencia del pozo.


El llamado patio-jardín no es más que un allanamiento del terreno, despejado de arbolado y tratado con tierra morterenca y gravillas, sin más vegetación que una masa de pinos que dote de cierta sombra a la extensión y ayude a ocultar la fachada sur desde el montículo situado justo enfrente.


La vivienda cumple la Ley del Suelo no Urbanizable, Ley 10/2004, de 9 de diciembre de la Generalitat Valenciana, y cuenta con autorización de la Conselleria de Territorio y licencia de obras del Ayuntamiento de la Pobla de Vallbona.